» «

Accesos directos


Inicio Entrada Saludo Gloria 1a Lect Salmo 2a Lect Evangelio Homilia Credo Orac. Univ. Ofrendas Prefacio Santo Padre Nuestro Comunión Avisos Salida + -

XXXI Domingo Ordinario

31 de octubre de 2021
XXXI Domingo Ordinario
MONICIÓN DE ENTRADA
Sean todos bienvenidos nos encontramos como cada domingo en un encuentro personal con el Señor, hoy nos invita nuevamente a amarlo sólo a él, buscarlo sólo a él y no confiar en ninguna otra propuesta por más llamativa que fuera para no caer en un fracaso peor. Así dispuesto nuestro corazón, nos ponemos de pie y proclamemos la antífona de entrada.
RITOS INICIALES
ANTÍFONA DE ENTRADA Sal 37, 22-23
No me abandones, Señor, Dios mío, no te alejes de mí. Ven de prisa a socorrerme, Señor mío, mi salvador.
Canto de entrada

En el nombre del Padre,
y del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.
SALUDO
El Señor, que dirige nuestros corazones para que amemos a Dios, esté con todos ustedes.
Y con tu espíritu.
ACTO PENITENCIAL
Hermanos: para celebrar dignamente estos sagrados misterios, reconozcamos nuestros pecados:
(Silencio)

Tú que eres el camino que conduce al Padre:

Señor, ten piedad.

Señor, ten piedad.

Tú que eres la verdad que ilumina los pueblos:

Cristo, ten piedad.

Cristo, ten piedad.

Tú que eres la vida que renueva el mundo:

Señor, ten piedad.

Señor, ten piedad.

Dios todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna.
Amén
GLORIA

ORACIÓN COLECTA
Dios omnipotente y misericordioso, a cuya gracia se debe el que tus fieles puedan servirte digna y laudablemente, concédenos caminar sin tropiezos hacia los bienes que nos tienes prometidos. Por nuestro Señor Jesucristo Tu Hijo que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.
Amén
Tomen asiento daremos inicio a la:
LITURGIA DE LA PALABRA
MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA
Moisés da sus últimas instrucciones al pueblo que se prepara para entrar a la tierra de Canaán, dejando atrás la dolorosa experiencia del desierto, para encontrarse con un Dios que solo espera el amor de su pueblo. Escuchemos con atención
PRIMERA LECTURA
Del libro del Deuteronomio 6, 2-6

En aquellos días, habló Moisés al pueblo y le dijo: "Teme al Señor, tu Dios, y guarda todos sus preceptos y mandatos que yo te transmito hoy, a ti, a tus hijos y a los hijos de tus hijos. Cúmplelos siempre y así prolongarás tu vida. Escucha, pues, Israel: guárdalos y ponlos en práctica, para que seas feliz y te multipliques.

Así serás feliz, como ha dicho el Señor, el Dios de tus padres, y te multiplicarás en una tierra que mana leche y miel.

Escucha, Israel: El Señor, nuestro Dios, es el único Señor; amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas. Graba en tu corazón los mandamientos que hoy te he transmitido".

Palabra de Dios

Te alabamos, Señor.

MONICIÓN AL SALMO
Con el salmo 17 alabemos al Señor, dirigidos por el coro
SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 17
Yo te amo, Señor, tú eres mi fuerza.
Yo te amo, Señor, tú eres mi fuerza.

Yo te amo, Señor,
tú eres mi fuerza,
el Dios que me protege y me libera.

Yo te amo, Señor, tú eres mi fuerza.

Tú eres mi refugio, mi salvación,
mi escudo, mi castillo.
Cuando invoqué al Señor de mi esperanza,
al punto me libró de mi enemigo.

Yo te amo, Señor, tú eres mi fuerza.

Bendito seas, Señor, que me proteges;
que tú, mi salvador, seas bendecido.
Tú concediste al rey grandes victorias
y mostraste tu amor a tu elegido.

Yo te amo, Señor, tú eres mi fuerza.

MONICIÓN A LA SEGUNDA LECTURA
En la carta a los Hebreos, se nos dice que podemos ser reflejo de Cristo. Hombre perfecto, sacerdote eterno, que ha sido capaz de ofrecer la vida por amor a todos los hombres. Escuchemos atentamente.
SEGUNDA LECTURA
De la carta a los Hebreos 7, 23-28

Hermanos: Durante la antigua alianza hubo muchos sacerdotes, porque la muerte les impedía permanecer en su oficio. En cambio, Jesucristo tiene un sacerdocio eterno, porque él permanece para siempre. De ahí que sea capaz de salvar, para siempre, a los que por su medio se acercan a Dios, ya que vive eternamente para interceder por nosotros.

Ciertamente que un sumo sacerdote como éste era el que nos convenía: santo, inocente, inmaculado, separado de los pecadores y elevado por encima de los cielos; que no necesita, como los demás sacerdotes, ofrecer diariamente víctimas, primero por sus pecados y después por los del pueblo, porque esto lo hizo de una vez para siempre, ofreciéndose a sí mismo. Porque los sacerdotes constituidos por la ley eran hombres llenos de fragilidades; pero el sacerdote constituido por las palabras del juramento posterior a la ley, es el Hijo eternamente perfecto.

Palabra de Dios

Te alabamos, Señor.

MONICIÓN AL EVANGELIO
Amaras a tu prójimo como a ti mismo… No tiene sentido para Jesús hablar del amor a Dios sin tener en cuenta la única puerta de acceso a Él: el prójimo. Escuchemos con el corazón este evangelio, pero antes, de pie, por favor, para escuchar al Señor.
ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Jn 14, 23
Aleluya, Aleluya
El que me ama cumplirá mi palabra y mi Padre lo amará y haremos en él nuestra morada, dice el Señor.
Aleluya, Aleluya
EVANGELIO
El Señor esté con ustedes.
Y con tu espíritu.

Del santo Evangelio según san Marcos 12, 28-34
Gloria a ti, Señor.

En aquel tiempo, uno de los escribas se acercó a Jesús y le preguntó: "¿Cuál es el primero de todos los mandamientos?". Jesús le respondió: "El primero es: Escucha, Israel: El Señor, nuestro Dios, es el único Señor; amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas. El segundo es éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay ningún mandamiento mayor que éstos".

El escriba replicó: "Muy bien, Maestro. Tienes razón, cuando dices que el Señor es único y que no hay otro fuera de él, y que amarlo con todo el corazón, con toda el alma, con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a uno mismo, vale más que todos los holocaustos y sacrificios”. Jesús, viendo que había hablado muy sensatamente, le dijo: "No estás lejos del Reino de Dios". Y ya nadie se atrevió a hacerle más preguntas.

Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús.

Tomen asiento
HOMILÍA


El amor se aprende

Casi nadie piensa que el amor es algo que hay que ir aprendiendo poco a poco a lo largo de la vida. La mayoría da por supuesto que el ser humano sabe amar espontáneamente. Por eso se pueden detectar tantos errores y tanta ambigüedad en ese mundo misterioso y atractivo del amor.

Hay quienes piensan que el amor consiste fundamentalmente en ser amado y no en amar. Por eso se pasan la vida esforzándose por lograr que alguien los ame. Para estas personas, lo importante es ser atractivo, resultar agradable, tener una conversación interesante, hacerse querer. En general terminan siendo bastante desdichados.

Otros están convencidos de que amar es algo sencillo, y que lo difícil es encontrar personas agradables a las que se les pueda querer. Estos solo se acercan a quien les cae simpático. En cuanto no encuentran la respuesta apetecida, su «amor» se desvanece.

Hay quienes confunden el amor con el deseo. Todo lo reducen a encontrar a alguien que satisfaga su deseo de compañía, afecto o placer. Cuando dicen «te quiero», en realidad están diciendo «te deseo», «me apeteces».

Cuando Jesús habla del amor a Dios y al prójimo como lo más importante y decisivo de la vida, está pensando en otra cosa. Para Jesús, el amor es la fuerza que mueve y hace crecer la vida, pues nos puede liberar de la soledad y la separación para hacernos entrar en la comunión con Dios y con los otros.

Pero, concretamente, ese «amar al prójimo como a uno mismo» requiere un verdadero aprendizaje, siempre posible para quien tiene a Jesús como Maestro.

La primera tarea es aprender a escuchar al otro. Tratar de comprender lo que vive. Sin esa escucha sincera de sus sufrimientos, necesidades y aspiraciones no es posible el verdadero amor.

Lo segundo es aprender a dar. No hay amor donde no hay entrega generosa, donación desinteresada, regalo. El amor es todo lo contrario a acaparar, apropiarse del otro, utilizarlo, aprovecharse de él.

Por último, amar exige aprender a perdonar. Aceptar al otro con sus debilidades y su mediocridad. No retirar rápidamente la amistad o el amor. Ofrecer una y otra vez la posibilidad del reencuentro. Devolver bien por mal.

Nos ponemos de pie
Credo Niceno-Constantinopolitano
CREDO NICENO-CONSTANTINOPOLITANO

Creo en un solo Dios,
Padre Todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra,
de todo lo visible y lo invisible.

Creo en un solo Señor, Jesucristo,
Hijo único de Dios,
nacido del Padre antes de todos los siglos:
Dios de Dios, Luz de Luz,
Dios verdadero de Dios verdadero,
engendrado, no creado,
de la misma naturaleza del Padre,
por quien todo fue hecho;

que por nosotros, los hombres,
y por nuestra salvación bajó del cielo,
y por obra del Espíritu Santo
se encarnó de María, la Virgen,
y se hizo hombre;

y por nuestra causa fue crucificado
en tiempos de Poncio Pilato;
padeció y fue sepultado,
y resucitó al tercer día,
según las Escrituras, y subió al cielo,

y está sentado a la derecha del Padre;
y de nuevo vendrá con gloria
para juzgar a vivos y muertos,
y su reino no tendrá fin.

Creo en el Espíritu Santo,
Señor y dador de vida,
que procede del Padre y del Hijo,
que con el Padre y el Hijo
recibe una misma adoración y gloria,
y que habló por los profetas.

Creo en la Iglesia, que es una,
santa, católica y apostólica.
Confieso que hay un solo Bautismo
para el perdón de los pecados.
Espero la resurrección de los muertos
y la vida del mundo futuro.
Amén.

PLEGARIA UNIVERSAL

Hermanos, las Bienaventuranzas nos hablan del ser de Dios Padre; dibujan el perfil del discípulo. Oremos a una voz:

Que seamos bienaventuranza para los demás

Que seamos bienaventuranza para los demás

• Que la Iglesia nos recuerde el camino de Jesús y proclame como bienaventurados a tantos que han pasado haciendo el bien en sencillez y anonimato.

Que seamos bienaventuranza para los demás

• Que las comunidades parroquiales y religiosas sean escuela de bienaventuranza, de discipulado, de servicio y compromiso con los pobres.

Que seamos bienaventuranza para los demás

• Que seamos generosos en recuerdo y agradecimiento a todos los que nos han precedido y que con la sencillez de su vida nos hablaron de un estilo de vida más evangélico.

Que seamos bienaventuranza para los demás

• Que la fiesta que hoy celebramos sea una nueva oportunidad para preguntarnos cómo y desde dónde queremos y estamos llamados a vivir.

Que seamos bienaventuranza para los demás

• Que el recuerdo de todas las personas que han fallecido y han dejado su huella en nosotros nos mueva al agradecimiento y sea aliento en nuestro día a día.

Que seamos bienaventuranza para los demás

Padre bueno, que nuestra palabra diga y haga bien a los demás, nuestros gestos reconforten y alienten el caminar de otros; y todos juntos posibilitemos un mundo nuevo más humano y fraterno. Te damos las gracias por tu hijo Jesús.

Amén.

ORACION POR LAS VOCACIONES

Oh, Jesús,
Pastor eterno de las almas,
dígnate mirar
con ojos de misericordia
a esta porción de tu grey amada.
Señor, gemimos en la orfandad,
danos vocaciones,
danos sacerdotes y religiosos santos.
Te lo pedimos por la Inmaculada
Virgen María de Guadalupe,
tu dulce y Santa Madre.
Oh Jesús, danos sacerdotes y religiosos
según tu corazón. Amén.

Pueden sentarse, ahora iniciamos la:
LITURGIA EUCARÍSTICA
MONICIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Te ofrecemos vino y pan, que son signo del amor incondicional por el cual se entregó nuestro Señor Jesucristo hasta dar la vida por nosotros, pecadores.
CANTO DE OFRENDAS

Bendito seas, Señor, Dios del universo, por este pan, fruto de la tierra y del trabajo del hombre, que recibimos de tu generosidad y ahora te presentamos; él será para nosotros pan de vida.

Por el misterio de esta agua y este vino, haz que compartamos la divinidad de quien se ha dignado participar de nuestra humanidad.

Bendito seas, Señor, Dios del universo, por este vino, fruto de la vid y del trabajo del hombre, que recibimos de tu generosidad y ahora te presentamos; Él será para nosotros bebida de salvación.

Acepta, Señor, nuestro corazón contrito y nuestro espíritu humilde; que éste sea hoy nuestro sacrificio y que sea agradable en tu presencia, Señor, Dios nuestro.

Lava del todo mi delito. Señor, y limpia mi pecado.

De pie

Oren, hermanos, para que este sacrificio, mío y de ustedes, sea agradable a Dios, Padre todopoderoso.
El Señor reciba de tus manos este sacrificio, para alabanza y gloria de su nombre, para nuestro bien y el de toda su santa Iglesia.
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Señor, que este sacrificio sea para ti una ofrenda pura, y nos obtenga la plenitud de tu misericordia.Por Jesucristo, nuestro Señor..

Amén

El Señor esté con ustedes.

Y con tu espíritu.

Levantemos el corazón

Lo tenemos levantado hacia el Señor.

Demos gracias al Señor, nuestro Dios

Es justo y necesario

PREFACIO: Todos Santos

Es justo reconocer, Padre Dios y Señor nuestro, que existimos y vivimos rodeados de muestras permanentes de tu amor. Tú quieres ver, plenos de felicidad, a todos tus hijos, ese es tu proyecto de Reino, esa es tu voluntad. Pero has dejado en nuestras manos la tarea de hacer felices a los hermanos. Quieres que, en tu nombre, nos dediquemos a construir humanidad,

Enséñanos a ser como Tú, Padre bueno, a interesarnos por el prójimo, a mirar especialmente por los pobres y marginados y ayudarles en cuanto esté de nuestra parte. Queremos ser amigos incondicionales de todos, pacientes, sensibles y compresivos con sus posibles fallos.

Uniéndonos ahora de corazón a todos tus hijos, cristianos, musulmanes, judíos, creyentes y no creyentes, sintiéndolos a todos nuestros hermanos, elevamos a ti este himno de acción de gracias y alabanza.

SANTO

Gracias, Dios de bondad, por tu hijo Jesús, que nos regaló el mandamiento del amor fraternal. Ablanda, Señor, nuestro duro corazón para que nos cale la buena noticia de la liberación, y soñemos con hacer realidad la utopía de Jesús... para que sean felices en adelante los que ahora son pobres...

...para que no sufran más los que hoy pasan hambre y sed, para que rían de felicidad los que hoy se sienten tristes y amargados. También queremos ser felices nosotros mismos, que es lo que Tú quieres, pero sabemos que no hay otro modo de alcanzar nuestra propia felicidad que tratando de hacer felices a los demás.

Tu hijo nos ha dado ejemplo, ha dedicado su vida a repartir felicidad. Recordamos ahora su total entrega por la causa.

Consagración del Pan y el Vino

Por eso te suplicamos Señor que derrames tu Santo Espíritu sobre estos dones de Pan y Vino y así se nos conviertan en el Cuerpo y la Sangre de tu Hijo Jesús, nuestro Señor.

Porque él mismo, la noche en que iba a ser entregado, y, mientras cenaba con sus discípulos, tomó pan, y dando gracias te bendijo, lo partió y lo dio a sus discípulos, diciendo:

Tomen y coman todos de él, porque esto es mi Cuerpo, que será entregado por ustedes.

Del mismo modo, acabada la cena, tomó el cáliz, dando gracias te bendijo, y lo pasó a sus discípulos, diciendo:

Tomen y beban todos de él, porque este es el cáliz de mi Sangre, Sangre de la alianza nueva y eterna, que será derramada por ustedes y por muchos para el perdón de los pecados.

Hagan esto en conmemoración mía.

Éste es el Misterio de la fe. Cristo nos redimió.

Cada vez que comemos de este pan y bebemos de este cáliz, anunciamos tu muerte. Señor, hasta que vuelvas.

Dios y Padre nuestro, la vida de tu hijo Jesús nos ha enseñado que igual que Tú nos amas, igual que él nos amó, hemos de amar a todos los seres humanos y empeñarnos en lograr su felicidad.

Jesús pudo comprobar nuestra debilidad, nuestro instintivo egoísmo, por eso te pidió que nos infundieras tu Espíritu fuerte, capaz de conducirnos a la plenitud humana para la que nos has creado. La Virgen María, madre de nuestro Señor Jesucristo, su esposo San José y todos los santos y mártires, nos han enseñado que es posible.

Creemos en la palabra de Jesús, estamos seguros de que es posible otro mundo más justo y solidario en el que reine la hermandad, la vida y la alegría. Así, guiados por el Papa Francisco, nuestro Obispo Carlos, sus Obispos auxiliares, presbíteros y diáconos, queremos abrirnos a cuantos trabajan en esta misma y noble tarea, sin importarnos su religión o su ideología.

Ojalá que hagamos reales las bienaventuranzas de Jesús, haciendo menos pobres a los pobres y haciendo felices a los más necesitados. Te pedimos también por la felicidad eterna de quienes amamos y han dejado este mundo, admítelos a contemplar la luz de tu rostro.

Y ahora, Padre santo, nos unimos a toda tu creación para brindar por tu mayor gloria, en la feliz compañía de tu hijo Jesús.

Amén

Por Cristo, con Él y en Él, a ti, Dios Padre omnipotente, en la unidad del Espíritu Santo, todo honor y toda gloria por los siglos de los siglos.
Amén.
RITO DE COMUNIÓN

Antes de participar en el banquete de la Eucaristía, signo de reconciliación y vínculo de unión fraterna, oremos juntos como el Señor nos ha enseñado:

Padre Nuestro
Padre nuestro,
que estás en el cielo,
santificado sea tu nombre;
venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas,
como también nosotros
perdonamos
a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal.

Padre, líbranos de todos los males, Señor, y concédenos la paz en nuestros días, para que, ayudados por tu misericordia, vivamos siempre libres de pecado y protegidos de todo conflicto, mientras esperamos la gloriosa venida de nuestro Salvador Jesucristo.
Tuyo es el reino, tuyo el poder y la gloria, por siempre, Señor.
Señor Jesucristo, que dijiste a tus apóstoles: "La paz les dejo, mi paz les doy", no tengas en cuenta nuestros pecados, sino la fe de tu Iglesia y, conforme a tu palabra, concédele la paz y la unidad. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.
Amén.
La paz del Señor esté siempre con ustedes.
Y con tu espíritu.
Compartamos un fraternal saludo de paz.
CORDERO

El Cuerpo y la Sangre de nuestro Señor Jesucristo, unidos en este cáliz, sean para nosotros alimento de vida eterna.

Señor Jesucristo, Hijo de Dios vivo, que por voluntad del Padre, cooperando el Espíritu Santo,diste con tu muerte la vida al mundo, líbrame, por la recepción de tu Cuerpo y de tu Sangre, de todas mis culpas y de todo mal.

Concédeme cumplir siempre tus mandamientos y jamás permitas que me separe de ti.

Éste es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Dichosos los invitados a la cena del Señor.
Señor, no soy digno de que entres en mi casa, pero una Palabra tuya bastará para sanarme.
MOTIVACIÓN A LA ANTÍFONA DE COMUNIÓN

Antes de recibir a Jesús Eucaristía, digamos juntos la Antífona de la Comunión.

ANTÍFONA DE COMUNIÓN Jn 6, 57

Como el Padre, que me ha enviado, posee la vida y yo vivo por él, dice el Señor, así también el que me come vivirá por mí.

Pueden sentarse
CANTO DE COMUNIÓN

REFLEXIÓN

Después de haber comulgado reflexionemos con la siguiente oración…

AMARTE Y AMARNOS

Si me olvido del amor y de la justicia,
me separo de Ti, Dios mío,
y todo lo que haga, aunque te lo ofrezca,
no puede agradarte.
Mi culto es paja e idolatría.

Si me olvido de tu mandato,
de amarte con todo mi ser y fuerzas
y de amar al prójimo de igual manera,
¿de qué me sirven mis saberes,
títulos y creencias?
Me pierdo sin remedio.
Soy persona hueca y vacía.
Sólo tu mandato de amarte y amarnos
es senda clara y segura.

Para creer en Ti
necesito creer en el amor y la justicia,
en tus tiernas preferencias.
Y vale mucho más creer en estas cosas
que pronunciar o adorar tu nombre con osadía.

Fuera del amor y de la justicia,
es imposible que yo, con mi historia,
aunque te llame Padre y me considere hijo,
pueda llegar a tu casa solariega.
¡Llévame por tus sendas y caminos
aunque me haga el torpe,
me despiste
o resista!

Florentino Ulibarri

Avisos Parroquiales
AVISOS PARROQUIALES
  • La colecta para las misiones fue de $6,000
  • El próximo viernes 5 de noviembre tendremos la Misa de unción de enfermos a las 12:00h
  • Invitamos a los niños que quieran tomar catequesis, las inscripciones ya están abiertas; pueden inscribirse los lunes de 17-19h. Tendremos modalidad virtual de septiembre a diciembre y modalidad mixta de enero a junio.
  • Nichos para cenizas de nuestros difuntos.
  • Oración de San Vicente. Tiene un costo de $70.00 Es para ayudarnos a la construcción de los nichos.
  • Visiten la ofrenda y el camino al cielo que hemos preparado para este día de muertos.
  • Invitamos a la comunidad a expresar su creatividad a través de un trabajo artístico-visual con el tema: "San Vicente Ferrer: vida, obra y templo". Puede ser una pintura, escultura, fotografía, dibujo, video, etc. Los trabajos se enviarán en formato digital al correo aniversario100@ sanvicenteferrer.org.mx. La convocatoria estará abierta a partir de hoy y hasta el 31 de enero de 2022. Los trabajos se publicarán en una exposición colectiva virtual.
  • Convocamos a los jóvenes de la comunidad para la primera reunión de preparación a la MICIEN que Dios mediante, realizaremos en Santiago Acutzilapa, en el Municipio de Atlacomulco para la Semana Santa. Les esperamos los sábados a las 11h, en el salón parroquial para la preparación.
  •  

    Más información en la página web

     

     

     

    De pie
    ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

    Te rogamos, Señor, que aumente en nosotros la acción de tu poder y que, alimentados con estos sacramentos celestiales, tu favor nos disponga para alcanzar las promesas que contienen. Por Jesucristo, nuestro Señor.

    Amén.

    RITO DE CONCLUSIÓN

    El Señor esté con ustedes

    Y con tu espíritu

    La bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, descienda sobre ustedes.

    Amén

    MOTIVACIÓN A LA SALIDA

    Llevemos amor verdadero a nuestro prójimo.

    Glorifiquen al Señor con su vida. Pueden ir en paz.

    Demos gracias a Dios.

    CANTO DE SALIDA

    Av. Dos #64 Col. San Pedro de los Pinos Del. Benito Juárez C.P. 03800 Tel. (55) 1054-1085 | (55) 1054-1086

    © Copyright 2021. Todos los derechos reservados.
    Proyecto realizado por