» «

Accesos directos


Inicio Entrada Saludo Gloria 1a Lect Salmo 2a Lect Evangelio Homilia Credo Orac. Univ. Ofrendas Prefacio Santo Padre Nuestro Comunión Avisos Salida + -

Confirmaciones SVF

26 de junio de 2021
Confirmaciones SVF
MONICIÓN DE ENTRADA
Nos hemos reunido, para celebrar la Confirmación, de algunos miembros de nuestra comunidad de bautizados. La confirmación, es uno de los tres Sacramentos de la iniciación cristiana. El señor Obispo, Monseñor Carlos Enrique Samaniego López, a nombre del señor Cardenal Carlos Aguiar Retes, Arzobispo primado de México, preside esta Asamblea, en la cual, el Espíritu Santo, que ya habita en el corazón de los bautizados, se les infundirá con mayor plenitud, a fin de hacerles madurar y crecer como cristianos. Renovemos nuestra fe, en la presencia del Espíritu del Señor, en medio de su Asamblea y dispongámonos a recibir una nueva efusión de sus dones, tanto los que han de confirmar, como los que ya lo estamos.

Nos ponemos de pie y cantamos.
RITOS INICIALES
ANTÍFONA DE ENTRADA Rm 5, 5; 8, 11
El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que habita en nosotros.
Canto de entrada

En el nombre del Padre,
y del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.
SALUDO
La paz esté con ustedes.
Y con tu espíritu.
ACTO PENITENCIAL
Pero ahora, antes de seguir, antes de escuchar su Palabra y participar de su Cuerpo y de su Sangre, Jesús quiere que hagamos las paces con todos; por eso le pedimos perdón.
(Silencio)

Tú que has venido a buscar al que estaba perdido:

Señor, ten piedad.

Señor, ten piedad.

Tú que has querido dar la vida en rescate por todos:

Cristo, ten piedad.

Cristo, ten piedad.

Tú que reúnes a tus hijos dispersos:

Señor, ten piedad.

Señor, ten piedad.

Dios todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna.
Amén
ORACIÓN COLECTA
Te pedimos, Dios de poder y misericordia, que envíes tu Espíritu Santo, para que, haciendo morada en nosotros, nos convierta en templos de su gloria. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, Que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.
Amén
Tomen asiento daremos inicio a la:
LITURGIA DE LA PALABRA
MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA
El profeta nos habla de la acción viva y eficaz del Espíritu de Dios para ayudar al hombre dispuesto a cumplir con el llamado de Dios. Escuchemos.
PRIMERA LECTURA
Del libro del profeta Isaías 42, 1-3

Así habla el Señor:

Este es mi Servidor, a quien yo sostengo, mi elegido, en quien se complace mi alma. Yo he puesto mi espíritu sobre él para que lleve el derecho a las naciones. El no gritará, no levantará la voz ni la hará resonar por las calles. No romperá la caña quebrada ni apagará la mecha que arde débilmente. Expondrá el derecho con fidelidad.

Palabra de Dios

Te alabamos, Señor.

MONICIÓN AL SALMO
Con el Salmo 21 pongámonos bajo su protección dirigidos por el coro.
SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 21
Yo anunciaré tu Nombre a mis hermanos
Yo anunciaré tu Nombre a mis hermanos

Yo anunciaré tu Nombre a mis hermanos.

Yo anunciaré tu Nombre a mis hermanos.

Yo anunciaré tu Nombre a mis hermanos,
te alabaré en medio de la asamblea:
«Alábenlo, los que temen al Señor;
glorifíquenlo, descendientes de Jacob;
témanlo, descendientes de Israel.»

Yo anunciaré tu Nombre a mis hermanos.

Te alabaré en la gran asamblea
y cumpliré mis votos delante de los fieles:
los pobres comerán hasta saciarse
y los que buscan al Señor lo alabarán.
¡Que sus corazones vivan para siempre!

Yo anunciaré tu Nombre a mis hermanos.

Todos los confines de la tierra
se acordarán y volverán al Señor;
todas las familias de los pueblos
se postrarán en su presencia.
Hablarán del Señor a la generación futura,
anunciarán su justicia a los que nacerán después,
porque esta es la obra del Señor.»

Yo anunciaré tu Nombre a mis hermanos.

MONICIÓN A LA SEGUNDA LECTURA
San Pablo nos exhorta a valorar profundamente nuestra filiación divina y a no comportarnos como esclavos de nuestras pasiones. Escuchemos.
SEGUNDA LECTURA
De la carta del apóstol san Pablo a los Romanos 8, 14-17

Hermanos:

Todos los que son conducidos por el Espíritu de Dios son hijos de Dios. Y ustedes no han recibido un espíritu de esclavos para volver a caer en el temor, sino el espíritu de hijos adoptivos, que nos hace llamar a Dios ¡Abba!, es decir, ¡Padre!

El mismo Espíritu se une a nuestro espíritu para dar testimonio de que somos hijos de Dios. Y si somos hijos, también somos herederos, herederos de Dios y coherederos de Cristo, porque sufrimos con él para ser glorificados con él.

Palabra de Dios

Te alabamos, Señor.

MONICIÓN AL EVANGELIO
La promesa que hace Jesús de no dejar huérfanos a los discípulos se cumplirá plenamente por la efusión de su Espíritu y los acompañará por siempre. Escuchemos atentos.
ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO 1 Jn 4, 13
Aleluya, Aleluya
En esto conocemos que permanecemos en él y él en nosotros: en que nos ha dado su Espíritu.
Aleluya, Aleluya
EVANGELIO
El Señor esté con ustedes.
Y con tu espíritu.

Del santo Evangelio según san Juan 14, 15-17
Gloria a ti, Señor.

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Si ustedes me aman, cumplirán mis mandamientos. Y yo rogaré al Padre, y él les dará otro Paráclito para que esté siempre con ustedes: el Espíritu de la Verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque no lo ve ni lo conoce. Ustedes, en cambio, lo conocen, porque él permanece con ustedes y estará en ustedes.»

Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús.

Tomen asiento
HOMILÍA
Nos ponemos de pie
PLEGARIA UNIVERSAL

Queridos hermanos: Oremos a Dios Padre todopoderoso, unidos en la misma fe, en la misma esperanza, en la misma caridad, que proceden del Espíritu Santo.

Todos respondemos después de cada invocación:

Te Rogamos, Señor

Te Rogamos, Señor

Por estos hijos de Dios que han sido confirmados por el Espíritu Santo: Para que arraigados en la fe y edificados en el amor, den verdadero testimonio de Cristo. Roguemos al Señor.

Te Rogamos, Señor

Por sus padres y por sus padrinos que se ofrecieron como responsables de su fe: Para que no dejen de animarlos con la palabra y el ejemplo a seguir los pasos de Cristo. Roguemos al Señor.

Te Rogamos, Señor

Por la santa iglesia de Dios congregada por el Espíritu Santo, para que en comunión con el Papa Francisco, nuestro Obispo Carlos Enrique Samaniego López y todos los obispos, crezca en la unidad de la fe y del amor. Roguemos al Señor.

Te Rogamos, Señor

Por todo el mundo, para que los hombres que tienen un mismo creador y padre, se reconozcan hermanos, sin discriminación de raza o de nación y busquen con un corazón sincero el reino, que es paz y gozo en el Espíritu Santo. Roguemos al Señor

Te Rogamos, Señor

Recibe Señor nuestra oración y te suplicamos atiendas nuestras humildes plegarias. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén

ORACION POR LAS VOCACIONES

Oh, Jesús,
Pastor eterno de las almas,
dígnate mirar
con ojos de misericordia
a esta porción de tu grey amada.
Señor, gemimos en la orfandad,
danos vocaciones,
danos sacerdotes y religiosos santos.
Te lo pedimos por la Inmaculada
Virgen María de Guadalupe,
tu dulce y Santa Madre.
Oh Jesús, danos sacerdotes y religiosos
según tu corazón. Amén.

Pueden sentarse, ahora iniciamos la:
LITURGIA EUCARÍSTICA
MONICIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Después de haber recibido el sacramento de la Confirmación, con nuestra participación en la mesa del Señor culminaremos nuestra iniciación cristiana, quedando así, plenamente incorporados a la Comunidad, y comprometidos a la propagación de la fe que acabamos de confirmar recibiendo el Espíritu Santo.

Te ofrecemos Señor el pan y el vino que se convertirán en tu cuerpo y en tu sangre.

Junto con ellos te ofrecemos el agua, que simboliza la comunión entre Cristo y su Iglesia, a la que quedamos perfectamente incorporados.

También te ofrecemos esta despensa como signo de nuestro compromiso de ser para los pobres y necesitados una muestra de tu amor y nuestra preocupación porque nadie en nuestra comunidad pase necesidad.
CANTO DE OFRENDAS

Bendito seas, Señor, Dios del universo, por este pan, fruto de la tierra y del trabajo del hombre, que recibimos de tu generosidad y ahora te presentamos; él será para nosotros pan de vida.

Por el misterio de esta agua y este vino, haz que compartamos la divinidad de quien se ha dignado participar de nuestra humanidad.

Bendito seas, Señor, Dios del universo, por este vino, fruto de la vid y del trabajo del hombre, que recibimos de tu generosidad y ahora te presentamos; Él será para nosotros bebida de salvación.

Acepta, Señor, nuestro corazón contrito y nuestro espíritu humilde; que éste sea hoy nuestro sacrificio y que sea agradable en tu presencia, Señor, Dios nuestro.

Lava del todo mi delito. Señor, y limpia mi pecado.

De pie

Oren, hermanos, para que este sacrificio, mío y de ustedes, sea agradable a Dios, Padre todopoderoso.
El Señor reciba de tus manos este sacrificio, para alabanza y gloria de su nombre, para nuestro bien y el de toda su santa Iglesia.
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Acepta Señor nuestras ofrendas Y concédenos que esta Eucaristía nos ayude A conseguir la gloria del cielo.

Amén

El Señor esté con ustedes.

Y con tu espíritu.

Levantemos el corazón

Lo tenemos levantado hacia el Señor.

Demos gracias al Señor, nuestro Dios

Es justo y necesario

PREFACIO: Marcados con el sello del Espíritu

En verdad es justo darte gracias, es bueno cantar tu gloria, Padre santo, fuente y origen de todo bien. Tú, en el Bautismo, das nueva vida a los creyentes y los haces partícipes del Misterio Pascual de tu Hijo.

Tú los confirmas con el sello de tu Espíritu, mediante la imposición de manos y la unción real del crisma. Así, renovados a imagen de Cristo, el ungido por el Espíritu Santo y enviado para anunciar la buena nueva de la salvación, los haces tus comensales en el banquete eucarístico y testigos de la fe en la Iglesia y en el mundo. Por eso nosotros, reunidos en esta asamblea festiva para celebrar los prodigios de un renovado Pentecostés, y unidos a los ángeles y a los santos, cantamos el himno de tu gloria:

SANTO

Consagración del Pan y el Vino

Santo eres en verdad, Señor, fuente de toda santidad; por eso te pedimos que santifiques estos dones con la efusión de tu Espíritu, de manera que se conviertan para nosotros en el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo, nuestro Señor. El cual, cuando iba a ser entregado a su Pasión, voluntariamente aceptada, tomó pan; dándote gracias, lo partió y lo dio a sus discípulos diciendo:

Tomen y coman todos de él, porque esto es mi Cuerpo, que será entregado por ustedes.

Del mismo modo, acabada la cena, tomó el cáliz, y, dándote gracias de nuevo, lo pasó a sus discípulos, diciendo:

Tomen y beban todos de él, porque éste es el cáliz de mi Sangre, Sangre de la alianza nueva y eterna, que será derramada por ustedes y por muchos para el perdón de los pecados.

Hagan esto en conmemoración mía.

Éste es el Sacramento de nuestra fe

Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrección. !Ven, Señor Jesús!

Así, pues, Padre, al celebrar ahora el memorial de la muerte y resurrección de tu Hijo, te ofrecemos el pan de vida y el cáliz de salvación, y te damos gracias porque nos haces dignos de servirte en tu presencia.

Te pedimos, humildemente, que el Espíritu Santo congregue en la unidad a cuantos participamos del Cuerpo y Sangre de Cristo.

Acuérdate, Señor, de tu Iglesia extendida por toda la tierra; y con el Papa Francisco, con nuestro de mi hermano Carlos, Arzobispo de esta arquidiócesis, de mí, indigno siervo tuyo, conmigo, indigno siervo tuyo, y todos los pastores que cuidan de tu pueblo, llévala a su perfección por la caridad.

Acuérdate también de tus hijos que, regenerados en el Bautismo, hoy has confirmado, marcándolos con el sello del Espíritu Santo: custodia en ellos el don de tu amor.

Ten misericordia de todos nosotros, y así, con María, la Virgen, Madre de Dios, su esposo san José, los apóstoles y cuantos vivieron en tu amistad a través de los tiempos, merezcamos, por tu Hijo Jesucristo, compartir la vida eterna y cantar tus alabanzas.

Por Cristo, con Él y en Él, a ti, Dios Padre omnipotente, en la unidad del Espíritu Santo, todo honor y toda gloria por los siglos de los siglos.
Amén.
RITO DE COMUNIÓN

Llenos de alegría por ser hijos de Dios, digamos confiadamente la oración que Cristo nos enseño:

Padre Nuestro
Padre nuestro,
que estás en el cielo,
santificado sea tu nombre;
venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas,
como también nosotros
perdonamos
a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal.

Padre, líbranos de todos los males, Señor, y concédenos la paz en nuestros días, para que, ayudados por tu misericordia, vivamos siempre libres de pecado y protegidos de todo conflicto, mientras esperamos la gloriosa venida de nuestro Salvador Jesucristo.
Tuyo es el reino, tuyo el poder y la gloria, por siempre, Señor.
Señor Jesucristo, que dijiste a tus apóstoles: "La paz les dejo, mi paz les doy", no tengas en cuenta nuestros pecados, sino la fe de tu Iglesia y, conforme a tu palabra, concédele la paz y la unidad. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.
Amén.
La paz del Señor esté siempre con ustedes.
Y con tu espíritu.
Dense fraternalmente la paz
CORDERO

El Cuerpo y la Sangre de nuestro Señor Jesucristo, unidos en este cáliz, sean para nosotros alimento de vida eterna.

Señor Jesucristo, Hijo de Dios vivo, que por voluntad del Padre, cooperando el Espíritu Santo,diste con tu muerte la vida al mundo, líbrame, por la recepción de tu Cuerpo y de tu Sangre, de todas mis culpas y de todo mal.

Concédeme cumplir siempre tus mandamientos y jamás permitas que me separe de ti.

Éste es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Dichosos los invitados a la cena del Señor.
Señor, no soy digno de que entres en mi casa, pero una Palabra tuya bastará para sanarme.
MOTIVACIÓN A LA ANTÍFONA DE COMUNIÓN

Antes de recibir a Jesús Eucaristía, digamos juntos la Antífona de la Comunión.

ANTÍFONA DE COMUNIÓN Jn 19, 34

Dice el Señor: si alguno tiene sed, que venga a mí y beba. De aquel que cree en mí, brotarán ríos de agua viva.

Pueden sentarse
CANTO DE COMUNIÓN

Avisos Parroquiales
AVISOS PARROQUIALES

 

Más información en la página web

 

 

 

De pie
ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Señor, a estos hijos tuyos recién confirmados y a quienes has colmado con los dones de tu Espíritu y alimentado con el cuerpo de tu hijo, concédeles vivir en el amor la plenitud de tu ley, para que manifiesten al mundo la libertad que les da ser hijos tuyos y muestren, con la santidad de su vida, el carisma profético de tu pueblo santo.

Amén.

RITO DE CONCLUSIÓN

El Señor esté con ustedes

Y con tu espíritu

BENDICIÓN SOLEMNE

Que Dios Padre todopoderoso, que los ha adoptado como hijos, haciéndolos renacer del agua y del Espíritu Santo, los bendiga y los haga siempre dignos de su amor paternal.

Amén

Que el Hijo unigénito de Dios, que prometió a su Iglesia la presencia continua del Espíritu de verdad, los bendiga y los confirme en la confesión de la fe verdadera.

Amén

Que el Espíritu Santo, que encendió en el corazón de los discípulos el fuego del amor, los bendiga y, congregándolos en la unidad, los conduzca, a través de las pruebas de la vida, a los gozos del Reino eterno.

Amén

Y que a todos ustedes, aquí presentes, los bendiga Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Y la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, descienda sobre ustedes.

Amén

Pueden irse en paz, nuestra celebración ha terminado.

Demos gracias a Dios.

CANTO DE SALIDA

Av. Dos #64 Col. San Pedro de los Pinos Del. Benito Juárez C.P. 03800 Tel. (55) 1054-1085 | (55) 1054-1086

© Copyright 2021. Todos los derechos reservados.
Proyecto realizado por