» «

Accesos directos


Inicio Entrada Saludo Gloria 1a Lect Salmo 2a Lect Evangelio Homilia Credo Orac. Univ. Ofrendas Prefacio Santo Padre Nuestro Comunión Avisos Salida + -

Primeras Comuniones SVF 2021

26 de junio de 2021
Primeras Comuniones SVF 2021
MONICIÓN DE ENTRADA
Dentro de unos momentos va a comenzar la celebración de la Eucaristía. Esta de hoy es una Eucaristía extraordinaria para todos. Lo es para sus hijos, que se acercan por primera vez a hacer la comunión. Lo es para ustedes, padres, que les dieron la vida y la fe y que hoy los ven dar un paso tan importante en su camino cristiano. Y lo es para nosotros, los catequistas, que hemos ayudado a estos niños a conocer y seguir a Jesús. Lo es también para todos los que estamos hoy reunidos en esta celebración solemne de la Eucaristía, porque toda la comunidad cristiana se alegra al compartir con estos niños el Pan de Cristo Viviente.
RITOS INICIALES
ANTÍFONA DE ENTRADA
Canto de entrada

En el nombre del Padre,
y del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.
SALUDO
La Gracia de Nuestro Señor Jesucristo, el amor del Padre y la comunión del Espíritu Santo estén con todos ustedes.
Y con tu espíritu.
ACTO PENITENCIAL
Pero ahora, antes de seguir, antes de escuchar su palabra y participar de su Cuerpo y de su Sangre, Jesús quiere que hagamos las paces con todos; por eso le pedimos perdón.
(Silencio)

1.- Padre nuestro, hoy estamos contentos y queremos compartir nuestra alegría contigo; te pedimos perdón por las veces que te hemos puesto triste.

PERDÓNANOS, SEÑOR

2.- Hoy queremos hacer las paces con todos, especialmente con nuestros padres, abuelos y hermanos, os pedimos perdón por las veces que os hemos disgustado.

PERDÓNANOS, SEÑOR.

3.- Señor Jesús, es difícil parecerse a Ti; te pedimos perdón por las veces que no hemos ayudado a los que nos necesitaban.

PERDÓNANOS, SEÑOR.

Dios todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna.
Amén
ORACIÓN COLECTA
Alrededor de tu mesa nos reunimos, Padre, tus hijos pecadores, abrumados por nuestra mediocridad, pero también hambrientos de tu Palabra y tu Pan. Gracias, Padre, porque siempre nos comprendes, nos perdonas, nos invitas a tu mesa. Por Jesús, tu hijo, nuestro Señor.
Amén
Tomen asiento daremos inicio a la:
LITURGIA DE LA PALABRA
MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA
San Juan nos invita a vivir unidos en el amor. No podemos amar a Dios si no amamos a nuestro prójimo. Escuchemos atentos.
PRIMERA LECTURA
De la primera carta del apóstol san Juan 4,7-10

Queridos Hermanos: Debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios y conoce a Dios. El que no ama, no ha conocido a Dios, porque Dios es amor.

Dios mostró su amor hacia nosotros al enviar a su Hijo único al mundo para que tengamos vida por Él. Si Dios nos ha amado así, nosotros también debemos amarnos unos a otros, pues de esta forma Dios vive en nosotros y Su amor se hace realidad en nosotros.

Palabra de Dios

Te alabamos, Señor.

SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 138
Te doy gracias Señor porque me has formado maravillosamente.
Te doy gracias Señor porque me has formado maravillosamente.

Te doy gracias Señor porque me has formado maravillosamente.

Te doy gracias Señor porque me has formado maravillosamente.

Tú me conoces Señor profundamente,
Tú conoces cuando me siento y me levanto,
desde lejos sabes mis pensamientos.
Tú observas mi camino y mi descanso,
todas mis sendas te son familiares.

Te doy gracias Señor porque me has formado maravillosamente.

Tú formaste mis entrañas,
me tejiste en el seno materno.
Te doy gracias por tan grandes maravillas:
soy un prodigio y tus obras son prodigiosas.

Te doy gracias Señor porque me has formado maravillosamente

Conocías plenamente mi alma,
no se te escondía mi organismo,
cuando en lo oculto me iba formando
y entretejiendo en lo profundo de la tierra.

Te doy gracias Señor porque me has formado maravillosamente.

SEGUNDA LECTURA

Palabra de Dios

Te alabamos, Señor.

MONICIÓN AL EVANGELIO
Permanecer en el amor es una tarea muy difícil si no queremos abrir el corazón a los demás. El Señor nos invita a estar con Él porque nos eligió para ser sus amigos. Escuchemos atentos la invitación que nos hace el evangelista, pero antes pongámonos de pie para cantar la aclamación.
ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO
Aleluya, Aleluya
Dejen que los niños se acerquen a mí dice el Señor, porque de ellos es el Reino de los Cielos.
Aleluya, Aleluya
EVANGELIO
El Señor esté con ustedes.
Y con tu espíritu.

Del santo Evangelio según san Juan 15, 9-17
Gloria a ti, Señor.

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Como el Padre me ama, así los amo Yo. Permanezcan en mi amor: Lo mismo que yo cumplo los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Les he dicho esto para que mi alegría esté con ustedes y su alegría sea plena.

Este es mi mandamiento que se amen los unos a los otros como Yo los he amado. Nadie tiene amor más grande a sus amigos que el queda la vida por ellos. Ustedes son mis amigos, si hacen lo que Yo les mando. Ya no los llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su amo, a ustedes los llamo amigos, porque les he dado a conocer todo lo que he oído de mi Padre.

No son ustedes los que me han elegido, soy Yo quien los ha elegido y los he destinado para que vayan y den fruto y su fruto permanezca, de modo que el Padre les conceda cuanto le pidan en mi nombre. Esto es lo que les mando; Que se amen los unos a los otros”.

Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús.

Tomen asiento
HOMILÍA
Nos ponemos de pie
PLEGARIA UNIVERSAL

Hermanos, pidamos juntos al Señor, la gracia de creer siempre en Él, esperar todo en Él y confiar siempre en su Amor. Decimos con fe:

Te lo pedimos Señor.

Te lo pedimos Señor.

Te pedimos por el Papa Francisco, por nuestro Obispo Carlos y por todos los sacerdotes y diáconos, para que sigan ayudándonos a acercarnos a Ti.

Te lo pedimos Señor.

Te pedimos por estas niñas y niños, que reciben por primera vez a Jesús en la Eucaristía, para que crezcan en la Fe, en sabiduría y gracia y permanezcamos siempre unidos en tu amor.

Te lo pedimos Señor.

Te pedimos especialmente por sus abuelitos cuídalos y bendícelos toda su vida y protégelos de la pandemia

Te lo pedimos Señor.

Te pedimos por sus padres y padrinos, para que los ayudes a dar un buen ejemplo de fe, esperanza y caridad.

Te lo pedimos Señor.

Te pedimos por todos los niños del mundo, en especial por aquellos que tienen necesidades materiales y espirituales

Te lo pedimos Señor.

Te pedimos por nuestro México, para que nos ayudes a ser un pueblo más justo, compasivo y caritativo.

Te lo pedimos Señor.

Te pedimos por todos nuestros familiares y amigos que ya murieron, para que los ilumines en el camino para llegar a Cielo.

Te lo pedimos Señor.

Que tu Corazón de Padre suscite en estos niños y niñas santas vocaciones…

ORACION POR LAS VOCACIONES

Oh, Jesús,
Pastor eterno de las almas,
dígnate mirar
con ojos de misericordia
a esta porción de tu grey amada.
Señor, gemimos en la orfandad,
danos vocaciones,
danos sacerdotes y religiosos santos.
Te lo pedimos por la Inmaculada
Virgen María de Guadalupe,
tu dulce y Santa Madre.
Oh Jesús, danos sacerdotes y religiosos
según tu corazón. Amén.

Pueden sentarse, ahora iniciamos la:
LITURGIA EUCARÍSTICA
MONICIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Junto con este pan y vino ofrezcamos al Señor nuestro ser renovado por su amor y dispuesto a seguirle en este caminar hacia su reino celestial.

Te ofrecemos esta canasta con los dones del pan y del vino, como signo de unidad en la familia, donde se comparte el pan y la alegría.

Te presentamos estos vívrres, que son expresión de nuestra generosidad y alegría por servir y ayudar a los que están necesitados de alimento.
CANTO DE OFRENDAS

Bendito seas, Señor, Dios del universo, por este pan, fruto de la tierra y del trabajo del hombre, que recibimos de tu generosidad y ahora te presentamos; él será para nosotros pan de vida.

Por el misterio de esta agua y este vino, haz que compartamos la divinidad de quien se ha dignado participar de nuestra humanidad.

Bendito seas, Señor, Dios del universo, por este vino, fruto de la vid y del trabajo del hombre, que recibimos de tu generosidad y ahora te presentamos; Él será para nosotros bebida de salvación.

Acepta, Señor, nuestro corazón contrito y nuestro espíritu humilde; que éste sea hoy nuestro sacrificio y que sea agradable en tu presencia, Señor, Dios nuestro.

Lava del todo mi delito. Señor, y limpia mi pecado.

De pie

Oren, hermanos, para que este sacrificio, mío y de ustedes, sea agradable a Dios, Padre todopoderoso.
El Señor reciba de tus manos este sacrificio, para alabanza y gloria de su nombre, para nuestro bien y el de toda su santa Iglesia.
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Que nuestro pan y nuestro vino ofrecidos en tu mesa signifiquen nuestro cuerpo, nuestra sangre, nuestra vida entera. Queremos que sea como la de Jesús, entregada para la vida de todos.

Amén

El Señor esté con ustedes.

Y con tu espíritu.

Levantemos el corazón

Lo tenemos levantado hacia el Señor.

Demos gracias al Señor, nuestro Dios

Es justo y necesario

PREFACIO: La fiesta de la Eucaristía

Humildemente, confiadamente, como recomendados de tu hijo Jesús, nos dirigimos a ti, Dios y Padre nuestro. Queremos ser conscientes de la trascendencia de nuestras palabras, porque, aun reconociendo nuestra infinita pequeñez, creemos que realmente nos escuchas.

Lo primero que queremos decirte, Señor, es que te agradecemos la vida que nos has dado y disfrutamos. Sabemos que nos amas más de lo que nuestra mente es capaz de percibir. Gracias, Padre.

Y aunque no necesites nuestras alabanzas, queremos demostrarte nuestro cariño y agradecimiento con este canto de bendición que entonamos juntos todos tus hijos.

SANTO

Verdaderamente es justo y obligado darte las gracias porque nos has dado como hermano y guía a Jesús de Nazaret. Estamos reunidos, como tantos otros días, alrededor de una mesa, y cobra un sentido especial, porque estos niños y niñas hoy recibirán por vez primera la Santa Eucaristía.

Querríamos, Señor y Padre nuestro, recibir ahora una bendición especial tuya, para que esta celebración nos impacte, nos ayude a comprender mejor el ejemplo de Jesús y nos lleve a moldear nuestra mente y a cambiar nuestra actitud. Queremos ser más conscientes que nunca de su verdadero sentido. No esperamos en este momento, ningún milagro, nadie va a pronunciar palabras mágicas.

Sólo estamos rememorando la última cena que celebró Jesús con sus amigos. Cuando él trató de enseñarles cómo debían entregarse al servicio de los demás les dejó una imagen gráfica fácil de recordar, la de un pan partido y repartido en trozos a cada amigo o la de una copa de vino de la que todos bebieron.

Consagración del Pan y el Vino

Por eso te pedimos que santifiques estos dones con la efusión de tu Espíritu, de manera que se conviertan para nosotros en el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo, nuestro Señor. El cual, cuando iba a ser entregado a su Pasión, voluntariamente aceptada, tomo pan, dándote gracias lo partió y lo dio a sus discípulos diciendo:

Tomen y coman todos de él, porque esto es mi Cuerpo, que será entregado por ustedes.

Del mismo modo, acabada la cena, tomó el cáliz, y, dándote gracias de nuevo, lo pasó a sus discípulos, diciendo:

Tomen y beban todos de él, porque éste es el cáliz de mi Sangre, Sangre de la alianza nueva y eterna, que será derramada por ustedes y por muchos para el perdón de los pecados.

Hagan esto en conmemoración mía.

Éste es el Misterio de la fe. Cristo nos redimió.

Cada vez que comemos de este pan y bebemos de este cáliz, anunciamos tu muerte. Señor, hasta que vuelvas.

Jesús no fue hombre de ritos. Cuando nos dijo "hagan esto en mi memoria", no quiso instituir ningún acto de culto, sino invitarnos a imitar su entrega a los demás.

Este es el significado de lo que acabamos de realizar. Jesús quiere que recordemos su vida, su muerte y resurrección, como lo hicieron su madre la Virgen María, su esposo San José, los Apóstoles y todos los santos y santas que, a través de los tiempos, nos lo recuerdan y siguiendo su ejemplo también nosotros lo hacemos poniendo al servicio de los demás todo lo que somos, nuestra vida.

Celebrar una eucaristía nos incita a comprometernos a ser fermentos de unidad y de armonía entre los hermanos. Queremos extender tu Reino, no solo Tu Iglesia que se encuentra en todos los lugares de la tierra, acompañados por el Papa Francisco, por nuestro nuestro Obispo Carlos, y sus Obispos auxiliares, y por todos los pastores que cuidan a tu pueblo y juntos esforzarnos para que sean verdaderamente felices todos los seres humanos sin excepción.

Te prometemos que este va a ser nuestro principal objetivo en la vida. Dios Padre que estás en el cielo y en todos nosotros, te damos gracias una vez más por cuanto haces de continuo por la comunidad de los creyentes y por todos los hombres de buena voluntad.

Nos acordamos también de los hermanos y hermanas que no están ya entre nosotros, pero que con seguridad disfrutan ya de tu compañía.

Bendito seas, Padre santo, queremos honrarte como mejor sabemos, y agradecerte que Jesús haya formado parte de nuestra historia. Por él y en su compañía brindamos con orgullo en tu honor.

Amén

Por Cristo, con Él y en Él, a ti, Dios Padre omnipotente, en la unidad del Espíritu Santo, todo honor y toda gloria por los siglos de los siglos.
Amén.
RITO DE COMUNIÓN

Fieles a la recomendación del Salvador y siguiendo su divina enseñanza nos atrevemos a decir:

Padre Nuestro
Padre nuestro,
que estás en el cielo,
santificado sea tu nombre;
venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas,
como también nosotros
perdonamos
a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal.

Padre, líbranos de todos los males, Señor, y concédenos la paz en nuestros días, para que, ayudados por tu misericordia, vivamos siempre libres de pecado y protegidos de todo conflicto, mientras esperamos la gloriosa venida de nuestro Salvador Jesucristo.
Tuyo es el reino, tuyo el poder y la gloria, por siempre, Señor.
Señor Jesucristo, que dijiste a tus apóstoles: "La paz les dejo, mi paz les doy", no tengas en cuenta nuestros pecados, sino la fe de tu Iglesia y, conforme a tu palabra, concédele la paz y la unidad. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.
Amén.
La paz del Señor esté siempre con ustedes.
Y con tu espíritu.
Démonos fraternalmente el saludo de la paz.
CORDERO

El Cuerpo y la Sangre de nuestro Señor Jesucristo, unidos en este cáliz, sean para nosotros alimento de vida eterna.

Señor Jesucristo, Hijo de Dios vivo, que por voluntad del Padre, cooperando el Espíritu Santo,diste con tu muerte la vida al mundo, líbrame, por la recepción de tu Cuerpo y de tu Sangre, de todas mis culpas y de todo mal.

Concédeme cumplir siempre tus mandamientos y jamás permitas que me separe de ti.

Éste es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Dichosos los invitados a la cena del Señor.
Señor, no soy digno de que entres en mi casa, pero una Palabra tuya bastará para sanarme.
MOTIVACIÓN A LA ANTÍFONA DE COMUNIÓN

Antes de recibir a Jesús Eucaristía, digamos juntos la Antífona de la Comunión.

ANTÍFONA DE COMUNIÓN Jn 6, 51

Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo, dice el Señor; el que coma de este pan vivirá para siempre.

Pueden sentarse
CANTO DE COMUNIÓN

Avisos Parroquiales
AVISOS PARROQUIALES

 

Más información en la página web

 

 

 

De pie
ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Te damos gracias, Padre, por la Eucaristía que nos regalas. Gracias por el perdón, por la Palabra, por el Pan y por el Vino. Gracias sobre todo por tu mejor regalo, por Jesús, tu Hijo, nuestro Señor.

Amén.

RITO DE CONCLUSIÓN

El Señor esté con ustedes

Y con tu espíritu

La bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, descienda sobre ustedes.

Amén

Vayan en paz a servir y amar a los demás.

Demos gracias a Dios.

CANTO DE SALIDA

Av. Dos #64 Col. San Pedro de los Pinos Del. Benito Juárez C.P. 03800 Tel. (55) 1054-1085 | (55) 1054-1086

© Copyright 2021. Todos los derechos reservados.
Proyecto realizado por